sábado, 31 de diciembre de 2011

31 de diciembre. Y FIN...

Fin de año, con las doce campanadas se acaba el 2011 y, con él, cumplo el objetivo que me marcaba hace 365 días: contar e ilustrar, durante este año, cada jornada; lo que vivía, lo que pensaba y sentía.



Se me hace muy raro haber llegado al final, ha sido mucho y muy variado lo que la vida me ha ido presentando… pero, ante todo, lo que me brota del corazón hoy es dar las gracias.

En primer lugar a Dios, al amante que no nos abandona y que es el único protagonista de cada afán cotidiano; por su amor y presencia infinita. Durante este tiempo, mi principal deseo ha sido compartir lo grande que es, lo bonita que puede ser una vida que se le quiere entregar por completo.






Pero también gracias a vosotros, los que leéis estas reflexiones; ha sido todo un privilegio poder compartir la vida con vosotros, sentirme acompañado, animado y sostenido por tantos hermanos y hermanas.

Cuando empecé con esta historia, nunca imagine que iba a recibir visitas de todos los países del mundo, o que este proyecto culminaría con ¡¡50.000 páginas vistas!!… verdaderamente, es todo un lujo el que  me habéis regalado, y me siento un privilegiado.



Con el nuevo año, llegan también proyectos por estrenar y nacen horizontes insospechados… pero, la verdad, es que no me siento capaz de decir adiós, de abandonar este rincón cibernético, que durante todo este tiempo ha sido refugio, consuelo, y alegría cotidianos. Eso sí, tendré que reducir la frecuencia, porque un dibujo al día me quita demasiado tiempo.



Aquí seguiremos, compartiendo la vida; alabando, bendiciendo y predicando con colores a este Dios nuestro que es posibilidad permanente.

Con todo el corazón GRACIAS por este 2011, a vosotros, mis hermanos de internet y gracias siempre al Ilustrador de la vida.

A todos, nos deseo que vivamos un 2012 muy, muy feliz en Dios.

8 comentarios:

  1. Amén. Gracias, ilustrador de sentimientos. Gracias por habernos permitido entrar en tu vida y conocerte algo más. A tí y a Dios. Ilustrando. Pero, sobre todo, amando. Nos has enseñado, aparte de tu don, el de paleta de los colores más hermosos, el de cumplir la palabra. Tu palabra dada. El compromiso perfecto. No has faltado ni un solo día a tu cita. A tu evangelio ilustrado de estampas cotidianas. Has compartido tu tiempo, el íntimo y el colectivo, el personal e intransferible y el comunitario. Hemos llorado, reido, emocionado, estremecido, cantado, gritado, vivido y, por supuesto, amado. Todo un lujo tenerte con nosotros. Y hablo, me atrevo, en nombre de todos los que te hemos seguido, absortos y con los ojos como platos, desde una esquinita de nuestra casa. Esta ventana abierta justo en el centro de tu habitación. Casi indiscretamente. Metiéndonos en las venas de tu vida como si fuera un sueño. Apenas hemos hablado porque ya lo hacías tú por todos nosotros. Gracias, amigo Félix, por tu fuerza de voluntad, por tu fe, tu cómic enamorado de un tal Jesucristo, tu espíritu cordial y festivo, tu manera de ser, tu originalidad, tu sonrisa que desborda y tu creación. Gracias, hermano. ¡Qué privilegio conocerte y habernos enseñado a un Dios lleno de luz y de palabras auténticas y mágicas! Ojalá que este año nuevo que ya se nos viene encima te siga bendiciendo con las yemas de las manos de Dios sobre la frente de tu alma. Gracias por estas 365 imágenes de tu vida. No sé cómo podremos pagarte tanto bien. Te mando un beso y un abrazo tan grande como tu corazón. Te quiero. Te queremos.

    FRAN ÁLVAREZ

    ResponderEliminar
  2. Gracias por ese acompañamiento que he tenido contigo a través de tu blog.Creo que no me lo perdido ni un solo día.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Yo no me acostaba ningún día sin leerlo antes, aunque a veces lo he hecho demasiado tarde. Si no podía leerlo por la noche, al día siguiente era lo primero que hacía. ¡Me ha hecho tanto bien! ¡Me ha dado tanto que pensar! ¡Me ha hecho darme cuenta de tantas cosas... en la que no había reparado nunca!¡Me ha hecho mejorar en tantas otras... En fin, Félix, que lo añoraremos mucho

    ResponderEliminar
  4. SIMPLEMENTE...¡ GRACIAS !.TQ.Bss

    ResponderEliminar
  5. m. carmen breviati1 de enero de 2012, 16:17

    y ahora a quien voy a leer todas las noches y me va a hacer sentir tanto, esto no puede ser, echaré de menos tus palabras y tus magníficas ilustraciones. de verás que lamento que esto termine.lo sentiré mucho primo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a tí por abrirte a todos los que te hemos leído. Creo que no es fácil mostrar nuestros sentimientos a los demás. Y sabiendo como estás siempre de tiempo... Yo que tampoco tengo mucho tiempo no siempre te he leído, asi que para tí... Y gracias por tus dibujos; algunos te los he copiado. Feliz Año y que sigas enseñándonos desde este espacio a pensar, a orar, en la medida de tus posibilidades. ¿Dos veces en semana? Podrías tomar como referencia uno de esos días el evangelio del domingo. Besos Rocío Pacheco

    ResponderEliminar
  7. muchas gracias por todo lo que nos has aportado. Me has permitido seguir conociendo al fraile que un día conocí y del que tanto he ido aprendiendo. muchas gracias por todo. y gracias por acercarnos a Dios un poquito más, desde la más pura humanidad. por todo, Felix, muchas gracias. tu hermano que te quiere. Desde Asturias Feliz Año!!

    ResponderEliminar